Presoterapia en casa

¿Se puede realizar la presoterapia en casa?

Generalmente cuando se trata de realizarse un tratamiento de presoterapia, pensamos en buscar las clínicas y centros estéticos especializados. Pero ahora y gracias a la popularidad del tratamiento es posible encontrar en el mercado alguna que otra máquina con la que poder realizar el tratamiento de presoterapia en casa. 

presoterapia en casa

Si estás interesado en realizar este tratamiento en casa a continuación podrás conocer algunas opciones que hay en el mercado actual, además también hablaremos de ciertos aspectos que han de considerarse al elegir esta alternativa.

Máquinas para realizar presoterapia en casa

Hoy en día es posible encontrar en internet así como en varios almacenes locales de aparatología estética y médica diferentes opciones de máquinas para presoterapia. Algunas de ellas son más complejas que otras y se destacan por presentar potencias de compresión diferentes así como cobertores con un número variable de segmentos o compartimentos.

A la hora de elegir el equipo para realizar el tratamiento en el hogar lo más recomendado es optar por máquinas de buena calidad, las cuales ofrecen una presión de como mínimo 80 mmHg y cobertores con por lo menos 7 compartimentos para las piernas y 3 para usar en las otras zonas del cuerpo.

La máquina presoterapia que comúnmente se encuentra en el mercado para realizar el tratamiento en casa, suele presentar un cobertor en forma de mono aunque también, las opciones más económicas, suelen presentar varios accesorios velcros que se distribuyen a lo largo del cuerpo.

Igualmente varias de estas máquinas integran mandos a distancia con los cuales se puede controlar remotamente el equipo. Así su uso es más fácil.

Un aspecto de gran importancia a considerar al momento de elegir realizarse la presoterapia en casa es el precio de estos equipos y si esta inversión realmente vale la pena. Ha de tenerse en cuenta que un equipo de buena calidad ronda los 800 a 1000 euros, por lo que el gasto es elevado. Por ello ha de considerarse la gravedad del problema a tratar o si el equipo será compartido por varias personas.

Consideraciones al optar por la presoterapia casera

Si se opta por realizar el tratamiento en casa debe tenerse en cuenta lo siguiente:

  • Conocimiento del funcionamiento de la máquina: para tener un tratamiento efectivo es esencial conocer la acción que ejerce el equipo en el cuerpo. Igualmente y además de conocer la máquina es esencial comprender la acción de la técnica. Si no sabes que intensidad de fuerza usar en tu caso o la duración de la sesión y el tratamiento lo mejor es optar por realizar el tratamiento en un centro especializado.

  • Número de sesiones: igualmente debe tenerse en cuenta ser constante a la hora de realizar las sesiones, las cuales son normalmente 2 y hasta 3 semanales. El tratamiento de presoterapia promedio suele durar unos dos meses y cada sesión toma entre 20 y 30 minutos.

  • El plan de tratamiento: es necesario dejar claro que la presoterapia entrega beneficios a largo plazo solo si es incluida en un plan integral que ayude a controlar otros factores que generan el problema. De esta forma se recomienda manejar una dieta equilibrada y que promueva la eliminación de líquidos. También se aconseja la realización de ejercicio y la combinación con otros métodos efectivos, según sea el caso, como lo son la cavitación o la mesoterapia.

  • Amortización de la compra: al comprar estos equipos ha de considerarse la inversión que se realiza y si realmente hay un ahorro con ello. Generalmente los equipos devuelven su inversión pasadas las 20 sesiones así que si tu caso no es muy grave y solo necesitas 10 deberías pensarlo mejor. En este caso el uso compartido sería una buena forma de amortizar el gasto.

  • Considerar los imprevistos: antes de comprar un equipo es mejor analizar muy bien los riesgos y posibles inconvenientes que pueden surgir de su uso.

Finalmente y ya que conoces la posibilidad de realizar el tratamiento de presoterapia en el hogar y lo que ello conlleva es buena idea que si te decides por él, primero consultes a tu médico para así determinar si es un método adecuado y beneficioso para tu caso en particular.

Igualmente y si tu conocimiento sobre el tratamiento es nulo, lo mejor es acudir a la ayuda de un profesional.

Deja un comentario