Preguntas frecuentes sobre cavitación

¿Es segura la cavitación?

En términos generales, digamos que sí es segura, dependiente de varios factores, por supuesto. De un lado, es preciso percatarse que la clínica o el centro especializado en cavitación ultrasónica, son competentes y reconocidos.

A este respecto, es de crucial importancia tener en cuenta que un personal verdaderamente capacitado, nos indagará en detalle respecto de nuestro estado de salud antes de realizar cavitaciones a un paciente.

De acuerdo con la información que le suministremos o, si se quiere, de la historia clínica que aportemos, sabrá que, por ejemplo, no nos podremos someter al procedimiento si padecemos de algunas enfermedades.

preguntas frecuentes sobre cavitación¿Cuánto cuesta?

Los precios de la cavitación dependen de muchos factores: de un lado, la zona del cuerpo a tratar, porque no es lo mismo aplicarla a los brazos que a los muslos (que, usualmente, son más problemáticos).

Además, cuando se requiere de muchas sesiones, cada una de estas tendrá un precio menor. Algunas clínicas y centros especializados, ofrecen bonos y descuentos especiales.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, tengamos en cuenta que los precios de la cavitación ultrasónica, varían en cada una de las provincias de España.

¿Puedo hacerlo en casa?

Por supuesto que sí. La cavitación en casa es posible, pero los efectos no serán los mismos, que si nos practicamos la cavitación en un centro especializado. Además una atención profesional es bastante más segura si tenemos pensado realizar varias cavitaciones.

En una clínica o en un centro especializado, que sean reconocidos y confiables, sabrán en qué casos no es posible que nos sometamos a este procedimiento (enfermedades cardíacas, renales, hepáticas y la presencia de patologías infecto-contagiosas, entre otras afecciones).

¿En qué casos no es recomendable hacerlo?

En primer término, anotemos que la cavitación ultrasónica no es indicada para niños ni para los adolescentes. Los expertos consideran que puede ser practicada después de los 20 años.

De otro lado, las mujeres embarazadas o lactantes, tampoco se podrán someter a la cavitación. Además, no es posible aplicarla en personas con enfermedades cardiovasculares, con diabetes, con trastornos renales o con insuficiencia hepática.

Tampoco se podrán someter a esta técnica, quienes padecen de flebitis y de epilepsia (en este último caso, por cuanto se podrán presentar ataques y cierto tipo de lesiones).

A quienes están padeciendo enfermedades infecto-contagiosas, tampoco es posible hacerles una cavitación ultrasónica. Por todo lo anotado, es preciso que nos asesoremos de verdaderos profesionales en el tema, para evitar desagradables sorpresas.

¿Cuándo notaré los efectos?

Si bien es cierto que la cavitación es menos invasiva, presenta mucho menos efectos secundarios y es más cómoda que la liposucción quirúrgica, también es verdad que sus efectos no son tan rápidos.

El tiempo de los efectos de la cavitación ultrasónica, depende de muchas circunstancias. Así, por ejemplo, depende de lo avanzada de la celulitis o de lo voluminoso de los adipocitos.

Depende, además, del tipo de alimentación del paciente y de la práctica del ejercicio con regularidad. En una persona con malos hábitos (alimentación desbalanceada y/o sedentarismo), los resultados serán más demorados.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Es bastante complejo, estandarizar el número de sesiones, por cuanto todo depende de cada caso particular. La zona a tratar, será un factor determinante para establecer el número de sesiones.

En lo que respecta a los glúteos y los muslos, por ejemplo, se requiere de más sesiones, que si se va a aplicar la cavitación ultrasónica en los brazos.

¿En qué se diferencia de la liposucción?

Las diferencias son bastante considerables, en vista de que la liposucción es un procedimiento quirúrgico bastante invasivo e, incluso, incapacitante.

Los efectos secundarios de una liposucción, varía desde hematomas severos, hasta posibles infecciones, complejas de tratar algunas veces.

La cavitación, en cambio, no es invasiva, no produce incomodidades y, en la inmensa mayoría de las veces, el paciente podrá llevar una vida normal desde el mismo día del procedimiento.

¿Es dolorosa la cavitación?

Una de las preguntas frecuentes sobre cavitación es, si se siente dolor. No es dolorosa, excepto cuando es necesario aplicar cierta sobre-presión en la zona que se está tratando. El dolor es leve, en estos casos.

Deja un comentario