Conoce Mejor la Radiofrecuencia

 

La radiofrecuencia es la colocación de ondas electromagnéticas en el cuerpo.

Esta técnica tiene muchos beneficios, muchos más que las terapias con láser, los aportes más comunes que tiene son que elimina en gran manera las líneas de expresión, siendo este el problema más común por lo que pacientes acuden a los centros de estética.

Las ondas actúan estimulando las fibras de colágeno, con esto se logra, la producción nuevo colágeno, y los resultados serán una piel que refleja mucho menos líneas de expresión y se verá más sana.

Estas ondas al pasar por la piel, se transforman en energía térmica, que es la que da la mejoría a la dermis, aumentando la temperatura interna de los tejidos, sin afectar la superficie.

¿Qué otros beneficios aporta la aplicación de la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia tiene muchos beneficios para nuestra salud, entre los cuales podemos nombrar los siguientes:

  • No necesita anestesia.

  • No produce ningún dolor.

  • No necesita reposo.

  • Rejuvenece la piel del rostro y del cuerpo.

  • Está indicada para tratar la celulitis y estrías.

  • Aminora los dolores musculares y produce relajación de los músculos.

  • Ayuda a combatir la alopecia.

  • Quema grasa y por lo tanto el cuerpo luce más esbelto.

  • Las sesiones suelen durar entre 20 y 40 minutos.

  • Aporta beneficios a la piel con acné.

Los efectos secundarios que produce son muy bajos, y son un poco de hinchazón (edemas) en la parte que se trató, además de enrojecimiento, pero suelen durar muy poco tiempo, y en algunos casos aislados unos pequeños morados en las zonas de fragilidad capilar.

La radiofrecuencia no debe aplicarse en personas que padezcan de:

  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

  • Personas epilépticas.

  • Que tengan cardiopatías graves.

  • Pacientes que tengan mucho sobrepeso.

  • Pacientes con problemas de insuficiencia renal.

  • Hipertensión severa.

  • Pacientes que tengan prótesis de metal, desfibriladores o marcapasos.

  • Pacientes con cáncer.

¿Cómo comienza una sesión de radioterapia?

El proceso es muy sencillo. Antes de comenzar el tratamiento se toman fotos y se toman las medidas de las zonas a tratar, se puntean con un marcador, luego se limpia la piel con un producto aceitoso y se comienzan aplicar las ondas a través de un aparato realizando movimientos circulares en la piel.

El tiempo de tratamiento varía según la zona que se esté tratando, en superficies como brazos dura alrededor de 25 ó 30 minutos, en las revolveras de 45 a 60 minutos.

Cuando se ha terminado el tratamiento se debe aplicar una crema a base de aloe vera, aunque el paciente puede volver a su vida habitual, se recomienda no tomar sol durante las 48 horas siguientes y debe tomar mucha agua, de este modo se obtendrá un resultado final optimo.

La cantidad de sesiones varían de persona a persona, pero lo mínimo para ver resultados faciales son entre 4 y 6 sesiones y corporales entre 6 y 10.

Aunque no es necesaria la aplicación de anestesia, conviene saber que en personas con celulitis dolorosas, puede molestar un poco por el calor y la fricción del cabezal.

Deja un comentario