¿Quién puede realizarse una cavitación?

¿Quién puede realizarse una cavitación ultrasónica?

La cavitación ultrasónica, es un procedimiento que, por no ser invasivo y, además, por sus notorios resultados, ha estado adquiriendo un gran auge, como una alternativa estupenda a la invasiva y tradicional liposucción.

Tal y como ya hemos visto en anteriores ocasiones, eliminar la celulitis sin necesidad de entrar en quirófano, es posible. En la web www.comoquitarlacelulitis.org ,encontrarás la manera perfecta de quitar esa celulitis tan molesta, gracias a una metodología, única en el mundo.

Sin embargo la cavitación ultrasónica, no es un tratamiento indicado para todo tipo de pacientes, dado que existen algunas restricciones, por no decir “prohibiciones”.

¿Quienes no deben realizar este tratamiento?

En primer término, tenemos a los pacientes que están adelantando algún tipo de tratamiento para una enfermedad cardíaca que, dicho sea de paso, no es lo mismo, necesariamente, que una enfermedad cardiovascular.

La hipertensión arterial, por poner un ejemplo, es una enfermedad cardiovascular pero, en un sentido estricto, no es una enfermedad cardíaca en sí misma.

En tal virtud, los hipertensos (sin afecciones cardíacas, claro está) se podrían practicar una cavitacion, con algunas precauciones, eso sí, que recomendará el especialista.

De otro lado pero en el mismo sentido, digamos que las mujeres embarazadas y lactantes, no se deben practicar este procedimiento. El ultrasonido podría interferir con el normal desarrollo de la criatura que está por nacer.

Además, los diabéticos y los pacientes con insuficiencia renal o hepática, también se deberán abstener de hacerse practicar una “CU.

En lo que respecta a los epilépticos, tenemos que tampoco se deben someter a este tratamiento. De la misma manera que en el caso anterior, el ultrasonido podría desencadenar ataques y algunas lesiones.realizarse una cavitación ultrasónica

En el mismo orden de ideas, las personas con alergia a la cerámica u otros componentes parecidos, quienes padecen de enfermedades infecto-contagiosas, de ciertos tipos de tumores, de enfermedades autoinmunes, de flebitis o si portan marcapasos o un implante metálico, no deben realizarse una cavitación ultrasónica.

Tampoco es indicada para niños y adolescentes. La mayoría de los expertos, recomiendan que se haga como mínimo, después de los veinte años siempre y cuando, no se padezca de alguna de las patologías a las que acabamos de aludir.

En lo que respecta a las varices, existen algunas precisiones que debemos atender. Si el tratamiento se va a aplicar en zonas no afectadas, directamente, por las varices, no existe ningún inconveniente.

En sentido contrario, si los adipocitos se encuentran ubicados en las áreas varicosas, no es recomendable este tratamiento, por más que no sea invasivo.

Entonces, ¿para quién se recomienda la cavitación ultrasónica?

Por sustracción de materia, este tratamiento está indicado para personas que no padezcan de las afecciones a las que acabamos de hacer mención.

Sin embargo, es preciso tener en consideración que está, especialmente indicado para mayores de 20 años que tengan depósitos de grasa localizada, o que padezcan de celulitis que, dicho sea de paso, ya no es “patrimonio exclusivo” de las mujeres.

Son cada vez más lo hombres que tienen celulitis, especialmente, en la zona del abdomen, en vista de los malos hábitos alimenticios y, valga decirlo, como consecuencia del sedentarismo.

Para finalizar, comentar que la cavitación ultrasónica suele presentar excelentes resultados. Pero, eso sí, es preciso tomar algunas precauciones, antes y después, del tratamiento.

Y sobre todas las cosas, es imprescindible hacerle saber al especialista, los más mínimos detalles sobre el estado de salud, tanto en lo atinente a las enfermedades crónicas (sistémicas) e, incluso, a las pasajeras, como es el caso de las patologías infecto-contagiosas.

Deja un comentario