¿Cómo se realiza la cavitación en casa?

¿Cómo se aplica la cavitación ultrasónica? En qué consiste

Antes de entrar a analizar lo referente a la cavitación en casa, veamos algunos pormenores sobre la aplicación de la cavitación ultrasónica.

En lo que respecta a las partes del cuerpo en las que se puede aplicar, tenemos que se trabaja en aquellas zonas en las que existen adiposidad localizada y/o celulitis.

En tal virtud, las zonas de aplicación más frecuentes, son el abdomen, los glúteos, los muslos y los flancos aunque, excepcionalmente, se aplica en otras áreas.

Consideraciones a tener en cuenta respecto a las aplicaciones

Teniendo en cuenta el espesor del pliegue graso, se aplica la técnica transversal siempre y cuando sea posible, siendo este, un procedimiento no invasivo.

En tal virtud, el paciente no padece de dolores y no desarrollará hematomas, por lo que podrá continuar son su vida cotidiana normal el mismo día del procedimiento o, si se quiere, al día siguiente como máximo.

En lo que respecta a la forma en que se determina una frecuencia específica, digamos que la frecuencia de 28 Khz produce el fenómeno de cavitación en el tejido graso, debido a la relación existente entre la densidad del tejido y la velocidad de transmisión de la onda ultrasónica.

En cuanto , a la potencia en watts, tenemos que es de 3 watts por centímetro cuadrado.

Ahora, los khz y los watts actúan en el proceso de licuación, de tal manera que la frecuencia (khz) otorga la especificidad, la afinidad y, además, la penetración en el tejido graso.

La potencia (los watts), mejora la vibración mecánica por unidad de superficie (por eso, se habla, por ejemplo, de 3 watts por cm 2) y, además, optimiza la penetración de la onda ultrasónica (cónica y longitudinal).

Cómo se realiza la cavitación en casa

El éxito inusitado del procedimiento de cavitación, ha propiciado la aparición de aparatos de uso doméstico. Sin embargo, se ha discutido profusamente respecto de la conveniencia, o no, de realizar este tratamiento en casa.

Se ha discutido, también, sobre la efectividad de aplicar la cavitacion en casa y, además, respecto de la seguridad de su uso fuera de las instalaciones de un profesional capacitado para practicarla.

La difusión de la cavitación doméstica, se debe (primordialmente) al ahorro en costes y, además, a la flexibilidad de los horarios en un mundo cada vez más frenético.

Con tan sólo unos 900 euros, es posible adquirir un aparato para uso doméstico que, dicho sea de paso, en nada se parece a los equipos sofisticados que encontramos en los centros especializados y clínicas, que tienen un coste de unos 20.000 euros aproximadamente.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, es preciso tener en cuenta que es necesario explorar (antes del procedimiento) la posible presencia de enfermedades cardíacas, varices, colesterol elevado, patologías de la tiroides, presencia de cáncer e, incluso, de algunas enfermedades autoinmunes graves.

Cuando se practica una cavitación en casa, en cambio, no se suelen realizar este tipo de análisis previos, lo que podría redundar negativamente, en algunas complicaciones que se pueden evitar, acudiendo a la consulta de un profesional.

Deja un comentario